Ir a contenido
Marcelo Corral, panadería San Mari.

Marcelo Corral, panadería San Mari.

“Este negocio lo empecé en marzo. Un día estaba con insomnio porque tenía muchos problemas en el trabajo, así que me levanté y fui al living a pensar qué podía hacer. Desde hace tiempo tenía la idea de poner una panadería. Era algo que me daba vueltas.

 

Nunca antes había trabajado en esto, pero sí en el rubro gastronómico. Estudié Gastronomía y al terminar entré a trabajar en distintos hoteles en Santiago, Antofagasta y también en Buenos Aires, donde me tocó hacer de todo. Estuve cerca de 12 años en eso, pero me aburrí por el horario. En un momento llegué a trabajar 20 horas al día.

 

Con la idea de poner una panadería, me metí al Portal Inmobiliario a mirar locales por acá en Huechuraba, donde vivo hace 4 años. En este tiempo nunca había encontrado un lugar donde comprar pan, así que me dije: ‘no puede ser que me falte a mí no más’. Y efectivamente, así fue. 

 

Al local le pusimos Panadería San Mari en honor a una tía de mi esposa que se llamaba Sandra María. Era como una madre sustituta para ambos y el año pasado falleció. En San Mari vendemos de todo: pan, donuts, medialunas, muffins, pie de limón, carrot cake, profiteroles, mendocinos. Y en este tiempo, viendo a diario a los clientes, me he dado cuenta de que son cuatro los horarios más importantes: el desayuno, donde la gente se lleva un pancito; el horario de las 11, donde los trabajadores bajan a buscar café y medialunas; el almuerzo, donde las personas compran empanadas o sándwich; y la once, cuando la gente viene a buscar el pan para la noche.

 

Es súper enriquecedor estar aquí, porque he conocido a la mayoría de los clientes. Muchos vienen todos los días, entonces sabemos nuestros nombres, conocemos a sus hijos y a sus perros. A diferencia de la gastronomía, donde es todo contra el tiempo, acá es más relajado. No tengo problemas con nadie y hago lo que quiero”. 

 

Marcelo (42) es dueño de Panadería San Mari (Avenida Del Parque 5275, Huechuraba) y es parte de nuestra red de Almacenes en BredenMaster, a quienes acompañamos en el desarrollo de su negocio.

 

Artículo anterior Historia: Papá que cocina